Total de visualitzacions de pàgina:

dimecres, 14 de desembre de 2011

Capítulo 8

Mientras andaban, algo le cayó en la cabeza. Notó algo líquido. Se tocó la cabeza y descubrió un misterioso fruto de color morado, primero se pensó que era una ciruela pero luego descubrió que no lo era. Su acompañante dio un grito extraño pero fuerte.
-¿Qué pasa ahora?
-Dáme eso. –Jasmine, sin protestar, se lo dio.
-¿Qué es?
-Un fruto lilesco.
-¿Cómo? –ya todo le parecía una broma de mal gusto.
-Son venenosos. Si un humano los ingiere, o incluso si los toca, puede morir, porque es un veneno rapidísimo que te va a corroer por las venas y te va a dejar frita.
-¿Cómo? ¿Me voy a morir?
-No si llegamos rápidamente al pueblo.
Y sí, lo de los frutos parecía cierto, Jasmine empezaba a ver millones de Larrys, después desapareciendo formaban un monstruo negro que se comía sus ojos.

dimecres, 16 de novembre de 2011

Capítulo 7

-¡Tú no eres Larry!
Se aparta del brazo del hombre. Él la mira, quieto.
-Claro que soy Larry. Mira, Jasmine. Es normal que estés nerviosa, porqué has hecho un largo y dificultoso trayecto hasta aquí pero… Créeme, pequeña. –le besa en la frente y ella se aparta.
-¡Imposible! Papá y mamá están muertos. Y Penny. Todos están muertos. Sácate esa dichosa máscara, no me hagas sufrir más… Déjadme en paz, déjad de molestarme ya…
Él, misteriosamente, se puso a reír como un loco, sin parar.
-¿Te lo creíste?
-¿Qué hablas?
-¿Enserio crees que tus padres y Penny murieron? ¡Sólo era un espectáculo!
-¡Pero si los cadáveres estaban en la cabaña!
-Eran muñecos. Muñecos de carne y hueso, aparentaban estar en tu corazón, pero no lo estaban. Nunca vinierons violadores a tu casa. Tu mansión está perfecta. Hasta lo de el restaurante este era mentira. Puro teatro. ¿Ya me crees?
-¡No! –casi le saltan las lágrimas.
-Pues entonces sígueme y ya verás.
Ella no pudo resistirse, y los dos se adentraron en el espeso, oscuro y siniestro bosque a la luz de la luna.

dimecres, 9 de novembre de 2011

Capítulo 6

*Estoy feliz. Tío Larry me ha enseñado a hacer pasteles, como los de la abuela, aquellos de chocolate con pepitas esparcidas por el bizcocho. Le doy un beso en la mejilla, y le dejo llena de chocolate. Me río por su aspecto gracioso. Me abraza.
-Eres la niña más bonita de este mundo… -lo dice olvidándose de Jenny, que, por supuesto, es mucho más guapa que yo. Pero no me lo dice para no ponerme triste, porque ya sabe que yo soy muy sensible.
-Niña, no… Soy grande, tío Larry!
-¡Tienes razón! Eres toda una mujercita. –me guiña el ojo, cogiendo un trapo del cajón de la cocina para limpiarse el pómulo manchado de chocolate.
Sacamos el pastelito del horno y sonreímos, satisfechos de lo bien que huelen, aunque al probarlos ya no estamos tan satisfechos… ¡Me han salido fatal! Tío Larry, siempre con su tono consolador, me dice que no pasa nada y que la próxima vez que las haga me saldrán mejor. ¡Te quiero, Larry!*
Y lo ve a él, es Larry… Su tío favorito, el hermano mayor de su padre… Corre a él, asegurándose de que es real, que no es un holograma ni un actor de mentira. Sí, es él, el real, el mágico Larry. Al que quiere tanto.
-Jasmine… Vengo a ayudarte. Papá y mamá te están esperando.
¿Cómo? Papá y mamá murieron…

divendres, 7 d’octubre de 2011

Capítulo 5

Al abrir los ojos y ver una fina rallita de sol, se da cuenta de que un hombre grande, canoso y calvo la está intentando reanimar, sonríe al ver que se ha despertado. Se levanta y grita palabras en inglés, con acento americano. Dos chicas con delantal vienen para ayudar a que Jasmine se levante, pero se levanta sola. En vez de preguntar, observa todo su alrededor fijamente. Hay mesas con manteles de seda y gente comiendo elegantemente, un decorado muy bonito con flores y cuadros antiguos, hechos con acuarelas, ceras, y todo tipo de material. Detrás de una barra mínimamente ancha, un chico con delantal mira detenidamente la escena, a la vez intentando sacar mugre de un vaso de cristal. Despistado, se le resbala del trapo y cae al suelo rompiéndose en mil pedazos. No parece muy preocupado por el vaso roto, pero se agacha con una pequeña escoba y lo recoge con una pala, tirándolo a la basura. Acto seguido, sal de la barra ágil y cautelosamente y se pone delante de Jasmine, con los ojos brillantes y húmedos.
-Do you need something? –es americano. Pero, ¿cómo ha llegado la joven hasta allí? Jasmine no sabe casi nada de inglés. Pero entiende que le ha preguntado si necesita algo. Intenta hablar en inglés lo máximo que puede.
-Yeas, please… I want eat. –se piensa que eat quiere decir comida.
-Oh, please, sit on this chair. Certainly, I own this bar. I’m going to give you… spaghetti? –Jasmine hace que sí, sin saber del todo lo que dice. ¿Qué quiere decir certainly? ¿Y own? Almenos sabe que le ha dicho que le va a llevar espaguetis. El chico se va y desaparece por una puerta detrás de la barra de madera.
-Your name’s…? –se le acerca una de las chicas rubias.
-Jasmine. –sonríe amablemente. La chica empieza a hacerle una serie de preguntas que ella no entiende, pero dice que sí por educación.
Todo va bien, hasta que escucha su nombre retumbar por el restaurante y se gira, atónita al ver quién la llama.

dimecres, 28 de setembre de 2011

Capítulo 4

Se gira, y una sombra desaparece. ¿Qué ha sucedido? ¿Habrán sido imaginaciones suyas?
Pero cuando oye gritos, justamente que la llaman a ella, por su nombre, se da cuenta de que no, no fue una imaginación. Asustada, se tira al suelo, tapándose la cara, su segundo obsequio más valuoso.
Se tapa un buen rato hasta que no oye nada. Descubre poco a poco la cara, dándose cuenta de que ahí no hay nadie.
Se levanta lentamente, intentando no hacer mucho ruido, no se acaba de fiar de que aquella ruinas estén vacías. Le ruge el estómago. Hace ocho horas que no come, y sólo comió un trozo de pan.
Le han quitado la mochila. O ha desaparecido. Así que se las tendrá que arreglar para conseguir comida sea como sea. Sal afuera, y ve que el sol empieza a caer, que está llegando la noche. Se apresura para encontrar lo mínimo de alimento.
Topa con un árbol. ¿Habrá algún fruto rico ahí arriba? Intenta subir al tope del árbol, casi lo consigue… Hasta que ve cuatro árboles y cae al suelo, derrotada por el hambre.

dimarts, 6 de setembre de 2011

Capítulo 3 / Capítol 3

Nota antes de leer el capítulo: Este capítulo es muy corto, no se ha cortado ni nada, es así. ¡El cuarto será más largo!



¿Dónde está? ¿No la había metido aquí? Le caen otra vez las lágrimas, involuntáriamente. ¿Dónde se ha metido la mochila? Su preciada mochila... Ha desaparecido. No sabe cómo se mantendrá, si sobrevivirá. Pero ha perdido todas sus esperanzas. No hay nada que hacer, está todo oscuro...
Sus ojos se quedan abiertos sin pestañear al notar en su hombro el tacto de una mano con garras llena de sangre.

********************************************************************************
Nota abans de llegir el capítol: Aquest capítol és molt curt, no s'ha tallat ni res, és així. El quart serà més llarg!

On està? No l’havia deixat aquí? Li cauen un altre cop les llàgrimes, involuntàriament. On s’ha ficat la seva motxilla? La seva preciada motxilla… Ha desaparegut. No sap com es mantindrà, si sobreviurà. Però ha perdut totes ses esperances. No hi ha res a fer, està tot fosc… Els seus ulls es queden oberts sense parpellejar al notar a l’espatlla el tacte d’una mà amb unes urpes plenes de sang.


divendres, 2 de setembre de 2011

Capítulo 2 / Capítol 2


No hay nada, todo está oscuro. Deja la mochila al suelo, sin preocuparse demasiado de ella. Sin darse cuenta, se le caen de un pequeño bolsillo unos céntimos, para ella muy valuosos, y ruedan hasta caerse en un hueco, hasta el subsuelo. Investiga todas las habitaciones. Están vacías. No se oye nada. Todo está en silencio. Jasmine sale afuera. El viento le acaricia la cara. Sólo se ve una gran extensión de hierba verde y viva. No hay ni una sola nube en el cielo.

Mientras la brisa le roza el cuerpo a la joven, extiende los brazos hacia los laterales, cierra los ojos y alza la cara, sonriendo irónicamente. Y grita.

-¡¡Aaaaahh!! –hace un mortal al aire y se queda al suelo, estirada, con los ojos aún cerrados. Respira el dulce aire, el de la vida, que esta vez le ha dado un toque amargo. Entonces, sin querer, recuerda sus otros tiempos. Cuando, de broma, le estiraba los pelos a su hermana, después se escapaba y ésta la perseguía. Los días que había mucho ruido en la calle y Jasmine, asustada, se iba a la cama de sus padres y se acurrucaba lo máximo que podía dentro de la manta.

 Llora. Esta vez sí. Se hacía la valiente, pero ahora no puede más. Llora por todo lo sucedido. Y se duerme, intentándolo olvidarlo de nuevo, mientras unas sombras por dentro de las ruinas andan cogiendo una mochila sucia y vieja.

*********************************************

 
No hi ha res, tot està fosc. Deixa la motxilla al terra, sense preocupar-se gaire d’ella. Sense adonar-se’n, se li cauen d’una petita butxaca uns cèntims, per ella molt valuosos, i roden fins caure’s a un foradet, fins al subsòl. Investiga totes les habitacions. Estan buides. No se sent res. Tot està en silenci. La Jasmine surt fora. El vent li acaricia la cara. Només es veu una gran exensió d’herba verda i viva. No hi ha ni un sol núvol al cel.
Mentre la brisa li rossa el cos a la jove, estén els braços cap als laterals, tanca els ulls i alça la cara, somrient irònicament. I crida.
-¡¡Aaaaahh!! –fa un salt mortal a l’aire i es queda al terra, estirada, amb els ulls encara tancats. Respira el dolç aire, el de la vida, que aquesta vegada li ha donat un toc amarg. Llavors, sense voler, recorda els seus altres temps. Quan, de broma, li estirava els cabells a la seva germana, després s’escapava i aquesta la perseguia. Els dies que hi havia molt de soroll al carrer i la Jasmine, espantada, s’anava al llit dels seus pares i s’arraulia el màxim que podia dins de la manta.
Plora. Aquesta vegada sí. Es feia la valenta, però ara no pot més. Plora per tot el succeït. I s’adorm, intentant oblidar-ho de nou, mentre unes ombres per dins de les ruines van agafant una motxilla bruta i vella.